15 de abril de 2012

Pedir perdón no debería tomarse con tanta liviandad.. El castigo precede al crimen porque uno antes de cometer el crimen sabe el dolor que generara y asume la culpa, esa culpa es el castigo, y uno pretende redimir esa culpa con un simple perdón, un perdón no puede reparar lo que hicimos mal
Para pedir perdón antes hay que estar dispuesto a reparar, de qué sirve pedir perdón cuando no hay manera de reparar lo que hiciste mal? Cuando no nos perdonan nos obligan a vivir con nuestro error, con nuestra culpa, cuando no nos perdonan nos obligan a hacernos cargo de lo que hacemos, con un simple perdón no puede borrar el dolor que se causo.
Pedir perdón es poner una curita en una herida abierta que nosotros mismos provocamos. Recién cuando nos hacemos responsables de lo que hacemos, ahí se puede empezar a construir algo distinto.
Suplicando, a los gritos, de rodilla, implorando en todos los idiomas, pedir perdón no alcanza, no repara, no alivia, si no nos hacemos responsables de nuestras acciones. Cuando no nos perdonan, nos obligan a vivir con nuestro error, con nuestra culpa, porque un simple perdón no puede borrar el dolor.
Hay cosas imperdonables, aunque se pida perdón en todos los idiomas..

3 comentarios:

Retazos de mi corazón dijo...

me encanta tu blog, por cierto para mi el perdon es algo significado, aceptar lo errores de uno mismo, la humildad, te convierte en una peronsa bueno y aprender a suoperar lo miedos y males que hay dentro de uno.

te seguire visitando.

Gran dilema, gran pecado. dijo...

Increíble, sin palabras, trasmites mucho con lo que escribes y más a mi que me he sentido identificada. Te espero en http://rozalaperfeccion.blogspot.com.es/ :) y esta claro, te sigo.

Juan Wagner dijo...

Brenda! me encantó el crudo y la sinceridad del texto. Y encima cerras con una frase mortalmente cierta: "Hay cosas imperdonables, aunque se pida perdón en todos los idiomas"

Sigo leyendo!! Y desde ya que te sigo :)
Saludos!